Usamos cookies. Al utilizar este sitio web, aceptas el uso de cookies que nos ayudan a proporcionarte un contenido más interesante y adaptado.

Aceptar

Día 1-4
Distancia: 530km / 330mi

De Oslo a Estocolmo

  • Empiece su viaje por el norte de Europa en Oslo, Noruega.

  • Pase una tarde en el Museo de Barcos Vikingos, donde puede ver los barcos de cerca y aprender más sobre el patrimonio de Noruega.

  • Disfrute de una ópera, un ballet o un concierto en el mundialmente famoso edificio de la Ópera de Oslo.

  • Haga una excursión de un día a la ciudad de Haugesund, donde podrá ver algunos de los fiordos más impresionantes de toda Europa.

  • Regrese a Oslo para visitar los singulares alrededores del Museo Etnográfico de Noruega.

  • De camino a Estocolmo, dese un baño en el parque acuático de Gustavsvik en Örebro, Suecia.

  • En Estocolmo, observe toda la ciudad desde lo alto de Skyview. La cúpula gigante le lleva, en ascensor, a la cima de la capital sueca.
  • Después, vaya a las pistas de esquí. Incluso los turistas con discapacidades físicas pueden esquiar en Estocolmo gracias a la ayuda de Totalskidskolan, una organización con recursos especiales que asiste en las pistas a las personas con minusvalías.

Día 5-8
Distancia: 400km / 250mi

De Estocolmo a Riga

  • Tras ver las atracciones de Estocolmo, embárquese en un ferry nocturno a la capital de Letonia, Riga.
  • Explore la arquitectura Art Nouveau del barrio modernista de Riga, uno de los barrios más distintivos de la ciudad.
  • Descubra la historia del transporte europeo en museos como el Museo del Motor , el Museo de la Aviación y el Museo Histórico del Ferrocarril.
  • Pruebe el surf sobre hielo en las congeladas aguas de Ķīšezers, el mayor lago de Riga.
  • Obtenga una muestra del sabor local letón comiendo en el Mercado Central de Riga, y no pierda la oportunidad de probar la bebida local más popular, el Black Balsam (bálsamo negro).
  • Vaya hacia el sur y haga una parada en el Palacio de Rundale, donde debe ver los murales en el techo del Salón del Trono.
  • Tras esto, hay que ponerse en marcha hacia Vilna, capital de Lituania, para disfrutar de su sabor con un tazón de sopa de remolacha lituana
  • Pase una tarde echándole un ojo a los artículos locales en el famoso mercado de Gariūnai.
  • Próxima parada: Trakai. Aquí, visite su magnífico castillo en el centro de un lago.
  • Vuelva a Riga para un día de relax explorando Viesturdārzs, el impresionante parque ajardinado.

Día 9-12
Distancia: 400km / 250mi

De Riga a Helsinki

  • Tras visitar Riga, alcance la tranquila ciudad de Parnu, Estonia, e inmediatamente vaya al Centro de Saunas de Tervise para disfrutar de una calmante sauna de sal.

  • Camine por el dique marítimo, donde un puente de rocas construido por el hombre lleva de Vallikäär a las playas de Tervise Paradiis

  • Tras esto, haga un breve viaje a Tallin. Una vez allí, visite el Kumu, uno de los mayores y más fascinantes museos de arte de Europa

  • Adéntrese en los grandiosos muros del Puerto de Hidroaviones de Lennusadam para ver de cerca la historia de los barcos y los aviones de Estonia.

  • Cruce el Golfo de Finlandia para llegar a su destino final, Helsinki, capital de Finlandia.

  • Disfrute de una pacífica tarde en la Iglesia de la Roca, una maravilla arquitectónica construida enteramente con piedra y coronada por una cúpula de cobre.

  • Escápese a las islas de Helsinki y visite Suomenlinna, una fortaleza cerca de las costas de Helsinki declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Antes de que te vayas

  1. Traiga ropa de abrigo. En las ciudades del norte de Europa puede hacer mucho frío.

  2. Traiga una cámara de fotos resistente. Si va a practicar esquí o surf sobre hielo, querrá que sea lo suficientemente fuerte como para aguantar frente a los elementos.

  3. User varios medios de transporte. Desde viajes en tren a viajes en barco, ir de un destino al siguiente forma parte de la diversión.

  4. Compruebe la accesibilidad de las localizaciones antes de ir. Algunas de las zonas más antiguas de las capitales pueden ser difíciles de maniobrar para personas con dificultades de movilidad.

  5. Quédese en hostales. No sólo son económicos, también son una de las formas más especiales de experimentar la cultura europea.

  6. Pruebe muchas comidas. La gastronomía del norte de Europa es parte de lo que la hace un lugar tan especial.