Usamos cookies. Al utilizar este sitio web, aceptas el uso de cookies que nos ayudan a proporcionarte un contenido más interesante y adaptado.

Aceptar

En Europa, el momento de elegir y seleccionar el alojamiento ya empieza a formar parte de la experiencia de visitar el destino.

Edificios históricos, granjas, antiguos conventos, todos están disponibles hoy en día para los viajeros que buscan alojarse en lugares únicos, que apoyen y preserven la esencia local. Pero Europa ofrece también experiencias de lujo. Famosas cadenas hoteleras de 5 estrellas se expanden por todo el continente.

Los spas siempre han existido en Europa, de hecho fueron creados en este continente. Encontrará una gran variedad de hoteles y resorts que le ofrecerán los mayores cuidados y satisfarán todas sus necesidades. Los hostales o bed and breakfast (o B&B) ofrecen la comodidad de un hotel y el encanto de la hospitalidad local.

Esta es una forma más común de estancia mientras viaja por el continente. En cualquier lugar en el que se encuentre viajando por Europa, siempre encontrará alojamientos de gestión familiar.

Considere la posibilidad de permanecer en las zonas rurales, experimentando la diversidad de las celebraciones tradicionales de los pueblos, los espacios abiertos y el aire fresco. Disfrute de la paz que ofrece la naturaleza y conozca a las personas locales que viven y trabajan en estas preciosas zonas campestres.

También existen muchas opciones para los que viajan con un presupuesto más ajustado. Hay más de 100.000 campings en Europa abiertos de primavera a otoño. Además, las oficinas de turismo pueden proporcionar un mapa con todos los campings existentes para facilitar la planificación de los itinerarios y conocer las instalaciones disponibles. Los albergues son otra gran opción para los mochileros y los viajeros de todas las edades que cuenten con un presupuesto ajustado. El Carné de Alberguista ofrece, a quien disponga de él, el acceso a una amplia red de albergues en toda Europa. La tarjeta es gratuita para menores de 18 años y cuesta una pequeña cantidad si se es mayor de 18 años.

También puede considerar la opción de alojarse con una familia local. Es una manera de ahorrar dinero en alojamiento y además vivirá una experiencia más auténtica conociendo de cerca la vida real de un país con todas sus tradiciones locales.

Es probable que, durante su estancia en los diferentes alojamientos europeos, a menudo tenga que utilizar aparatos eléctricos -máquinas de afeitar, secadores de pelo, planchas, ordenadores o teléfonos móviles. Para ello, necesitará disponer de al menos un enchufe adaptador para poder adaptarse a los enchufes europeos y un convertidor de potencia si el voltaje es diferente al de su lugar de origen. Puede adquirir este material en una ferretería, en unos grandes almacenes, en el aeropuerto o a su llegada a Europa, en una tienda de electricidad o en cualquier tienda de viajes.